Inmersos en un entorno de digitalización social y administrativa, las cooperativas se ven abocadas a un profundo cambio en la forma de administrarse, gestionarse y relacionarse con sus socios. A lo largo de más de veinte años trabajando en la informatización de cooperativas agrarias nunca se han dado unos condicionantes económicos, políticos, y tecnológicos tan propicios para abordar un profundo cambio en su gestión y sus relaciones societarias.

 

Desde este blog queremos tratar todos aquellos temas que puedan ayudar al sector a recorrer este camino, dar a conocer nuevas tecnologías, herramientas, productos, buenas prácticas, experiencias, éxitos y. por qué no, algún que otro fracaso. En definitiva todo aquello que ayude a cada cooperativa a fijar su meta, encontrar su línea de salida, su camino a seguir y las medidas a adoptar para no perderse en el laberinto de la tecnología, las buenas voluntades y los muros infranqueables, casi siempre más personales que técnicos. Porque más que de una revolución tecnológica estamos hablando de una revolución social, en la que la tecnología es el vehiculo pero los gestores, técnicos, operarios, rectores y socios en general, son los actores que, con mayor o menor nivel de protagonismo, deberán desarrollar sus respectivos papeles para recorrer el camino fijado.

Dos son los ejes que marcarán su hoja de ruta, la digitalización de la gestión, y la de las relaciones con sus socios y el entorno en general. Dos ejes que lejos de buscar caminos paralelos se entrecuzarán una y otra vez, superponiéndose en múltiples ocasiones y tejiendo la tupida red de lo que hemos venido a llamar Cooperativa Digital.