Los almacenes logísticos de las grandes empresas están instalando en los últimos años sistemas de trazabilidad basados en la tecnología RFID. Una de las aplicaciones con más futuro y en la que nos centraremos en este artículo, son las etiquetas identificadoras de produto, que poco a poco irán sustituyendo a las  ya conocidas etiquetas de códigos de barras, dada su mayor amplitud de aplicaciones y su demostrada eficiencia en la mejora de los procesos internos y el mayor control de la cadena de suministros.

Aunque esta tecnología es cada vez más utilizada, haremos una pequeña introducción en este video para conocerla.

RFID son las siglas para Radio Fequency Identification ( Identificación por Radiofrecuencia). La tecnología RFID consiste en un pequeña etiqueta electrónica  o “tag” que contiene un microprocesador y una pequeña antena de radio. Los códigos de estas etiquetas son tan largos que cada etiqueta RFID puede tener un identificador único de producto (EPC), recordemos que los códigos EAN se limitan a un sólo código para todos los casos de un producto en particular. Este código único nos permite trazar individualmente el producto hasta que llegue a manos del consumidor final.

Por otro lado se necesita un lector de radiofrecuencia colocado en distintos puntos del almacén, zona despacho, etc por donde queramos controlar el paso de los productos. Nos puede interesar colocarlos al final de la linea de producción para dar de alta las existencias en nuestros sistemas, en el muelle de carga para descontarlas , en la entrada de cada almacén para controlar el movimiento interno de la mercancía…

Cuando la etiqueta RFID pasa por uno de estos puntos de verificación, la información de la etiqueta es leída y su información enviada a una base de datos intermedia donde será tratada y gestionada. Es crítica la importancia de la integración de esta tecnología con un ERP, para que éste controle los flujos de trabajo que se van a originar con la información suministrada por las etiquetas RFID.

Cómo podemos beneficiarnos de esta tecnología en nuestras empresas:

  •  Fabricación: una vez que el producto sale de la linea de fabricación le aplicariamos una etiqueta RFID que contendría un código identificador único de producto (EPC). Esta etiqueta identificará el bulto fabricado tanto en nuestras instalaciones como también en las de toda la cadena de distribución. Si está integrado con el ERP también facilitará el alta de existencias del producto fabricado en el sistema.
  • Almacenes: el recorrido de este bulto por nuestros almacenes estára monitorizado y mejorará el tiempo de inventario ya que las existencias estarán controladas en tiempo real.
  • Expedición: los pedidos de los clientes serán enviados sin errores,  con este sistema podremos controlar, mediante la integración con el ERP, que las mercancías cargadas se corresponden con los pedidos registrados. Con sistemas de aviso en los muelles de carga (visuales y sonoros) los operarios recibiran notificaciones si hay algun error en la carga.
  • Distribución: el bulto será identificado también por el cliente a su recepción y la etiqueta garantizará la trazabilidad hasta su venta al cliente final.

¿Qué ventajas tienen las etiquetas RFID sobre las ya conocidas basadas en códigos de barras?

  • Las etiquetas RFID pueden contener un mayor número de datos referentes al artículo (lote, peso, color…)
  • Capacidad de escritura: estas etiquetas pueden recibir datos, por ejemplo una actualización o cambio en el producto.
  • Más fácil lectura ya que no es necesario tener un linea directa con la etiqueta, se leen de forma automática al pasar cerca del lector.

Esta tecnología va a suponer en los próximos años una revolución en la gestión de mercancías, de forma que va a mejorar la identificación, la trazabilidad, la movilidad,  la distribución y la gestión de las mismas en el punto de venta.